EL DUELO Y EL POSITIVISMO FORZADO